Lanzamiento de la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos

La Fundación Luisa Hairabedian presenta la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos que tiene como objetivo informar sobre congresos, actualidad, seminarios, publicaciones, conferencias, bibliografía y postgrados relacionados a Ciencias Sociales, Estudios sobre Genocidio, Diáspora Armenia y temáticas afines

miércoles, 17 de agosto de 2011

Hambruna en África




 La ONU tiene responsabilidad ante la hambruna
Por Gustavo Capdevila

Bebés africanos con desnutrición severa

Crédito: Rose Ogola/PMA



GINEBRA, 9 ago (IPS) - El área especializada de derechos humanos de la ONU debe asumir la responsabilidad del foro mundial en la hambruna que se extiende por África oriental y reclamar la cooperación de los países miembros para solucionar esa grave crisis alimentaria, dijeron expertos.

Uno de los 18 expertos independientes del comité asesor del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el académico chileno José Antonio Bengoa, lanzó la idea de convocar a una sesión extraordinaria y urgente del Consejo para que trate de conmover a la comunidad internacional sobre la seriedad de la crisis en el Cuerno de África.

El comité asesor discutirá la propuesta de Bengoa durante su periodo de sesiones que comenzó este lunes 8 y concluirá el viernes 12.

El experto describió a IPS las condiciones que soportan cinco países de la región, Eritrea, Etiopía, Kenia, Somalia y Yibuti, y que demandan una acción inmediata del Consejo, el máximo cuerpo de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) que se ocupa de los derechos humanos.

Por lo pronto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de la ONU destinada al socorro de las poblaciones famélicas, "está totalmente quebrado en este momento", dijo Bengoa.

Abandonado por países contribuyentes morosos, la situación del PMA es "escandalosa y apenas dispone de alimentos para escasos días", afirmó.

El suizo Jean Ziegler, otro experto del comité asesor que fue entre 2000 y 2008 relator especial para el Derecho a la Alimentación, estimó que la propuesta de una declaración del Consejo sobre la hambruna "es útil porque la ONU y las organizaciones no gubernamentales son impotentes ante esta catástrofe espantosa".

El PMA ha perdido la mitad de sus ingresos presupuestarios en los dos últimos años, ratificó Ziegler a IPS. De 6.000 millones de dólares que recibía en 2008, solo dispone ahora de 2.800 millones, apuntó.

Y esto simplemente porque los grandes países donantes occidentales pagan a sus bancos centenas y miles de millones de dólares o euros y, al mismo tiempo, han reducido radicalmente los montos de ayuda al desarrollo y sobre todo los de ayudas urgentes, dijo.

En consecuencia, dijo Ziegler, el PMA debe negar asistencia a los refugiados que arriban a los campamentos. El PMA carece del dinero suficiente para socorrer a la cantidad de gente que lo necesita.

Es probable que desde abril sumen decenas y decenas de miles las personas que han muerto, dijo el experto. Según el PMA, hay 11 millones de personas que necesitan alimentos urgentemente.

Ante este cuadro, una declaración del Consejo de la ONU puede hacer recapacitar. Por lo menos obligará a los estados, comprometidos a defender el derecho a la alimentación, a pagar sus cotizaciones al PMA, se ilusionó.

Bengoa, que se define como "un pragmático", aceptó que esta situación tiene un efecto muy complicado porque todo el mundo está pendiente en este momento de la crisis económica en Estados Unidos y en otros países del Norte rico.

"Obviamente el bolsillo está con candado. Y no se van a mejorar la crisis norteamericana ni la europea con entregarles un poco de comida a los niños que están en los campamentos" africanos, reflexionó.

Sin embargo, "es muy importante que en el comité se diga y que lo vea el Consejo, que eso ocurre en los campamentos de refugiados del hambre, donde la gente está bajo la responsabilidad de la ONU. Y es gente que recibe a diario apenas un mínimo de calorías. Están en un nivel de hambruna", describió el chileno.

En síntesis, "aquí tenemos un caso de responsabilidad de las Naciones Unidas" que debe hacer un llamado urgente a los países, insistió.

Otro aspecto de la crisis que Bengoa subrayó fue la cuestión del desarrollo más amplio. Es decir, las consecuencias de la ausencia de programas de desarrollo en esa zona de África, la falta de ayuda internacional y de cooperación. "Todos esos temas que aquí en la esfera internacional se discuten tanto en teoría y que cuando se ven en la práctica, no se aplican", sostuvo.

Ante esta coyuntura, la única perspectiva realista, que si la logramos sería un éxito, "es una reunión urgente del Consejo de Derechos Humanos y que en esa reunión los países más ricos se comprometieran, por lo menos con la voluntad de aportar, de participar con la intención de contribuir, de que alguno adelante una cifra", esbozó el experto.

También "se podrá alegar que esos compromisos tampoco se cumplen, pero sin embargo, quedan registrados en el papel. Francia tiene los graneros llenos. No es que Europa no tenga alimentos para enviar a África", completó Bengoa.

En la resolución de la Asamblea General de la ONU que creó el Consejo de Derechos Humanos en marzo de 2006, en reemplazo de la desaparecida Comisión de Derechos Humanos, se estableció que cuando 17 estados demandaran al nuevo organismo una reunión especial sobre un problema actual, grave e inmediato que cause violaciones de derechos humanos, el cuerpo debería convocar a la sesión especial.

En este caso "se está violentando el derecho a la alimentación de 12 millones de personas de cinco países, aseguró Ziegler. Por tanto, la propuesta de Bengoa se ajusta absolutamente al mandato del Consejo", dedujo.

Ziegler resaltó que de los cinco países afectados, ninguno tiene reservas alimentarias a causa de una sequía que se extiende desde hace cinco años, y las cosechas han ido bajando paulatinamente hasta desaparecer. Esto demuestra que se trata de una situación que era previsible, estimó.

"Y no tienen reservas porque los precios de las materias primas alimentarias han estallado a causa de la especulación, porque los grandes fondos especulativos ('hedge funds') han emigrado, ante las grandes pérdidas en los mercados financieros, hacia las bolsas de los productos básicos agrícolas", detalló.

Y eso, según el experto, es una violación al derecho a la alimentación porque de esa manera se impide a los estados acopiar reservas de urgencia pues para ello deberán pagar. "En consecuencia, hay que vedar la especulación sobre los alimentos básicos, que son el arroz, el maíz y el trigo, que cubran alrededor de 75 por ciento del consumo normal", propuso.

Ziegler ofreció su interpretación de algunos de los recientes episodios del mercado financiero internacional relacionadas con la crisis actual en el Cuerno de África.

Hace 15 días Grecia recibió una transferencia de 157.000 millones de dólares para salvar bancos y empresas financieras, dijo. Ese dinero fue a los griegos para que pudieran pagar a los bancos occidentales. Mientras tanto, en una conferencia realizada en Nairobi, el PMA solicitó, para el periodo del 15 de julio al 15 de agosto, 4.200 millones de dólares, y sólo obtuvo una tercera parte.

Según la misma versión, Alemania, Italia, España u otros países europeos pueden adelantar miles de millones de euros a sus bancos y esos mismos cortaron brutalmente a partir de octubre de 2008 sus cotizaciones al PMA.

Para reparar esa violación del derecho a la alimentación hace falta prohibir la especulación bursátil sobre los alimentos básicos, obligar a los estados a honrar sus obligaciones estatutarias, porque el PMA es una convención, y luego reducir de forma masiva la deuda de los países más afectados por la hambruna actual, propugnó Ziegler. (FIN/2011)



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada