Lanzamiento de la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos

La Fundación Luisa Hairabedian presenta la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos que tiene como objetivo informar sobre congresos, actualidad, seminarios, publicaciones, conferencias, bibliografía y postgrados relacionados a Ciencias Sociales, Estudios sobre Genocidio, Diáspora Armenia y temáticas afines

martes, 23 de abril de 2013

Reaviva juicio por genocidio enfrentamiento ideológico en Guatemala



El primer juicio por genocidio en Guatemala puso en primer plano la antigua y dura disputa entre los guatemaltecos con motivo de la lucha fratricida.



Guatemala.- El juicio por genocidio contra el ex gobernante de facto Efraín Ríos Montt (1982-1983), suspendido de manera provisional, generó polémica y el enfrentamiento ideológico entre sectores involucrados en la pasada guerra interna de Guatemala.
El primer juicio por genocidio en Guatemala, luego del conflicto armado que en 36 años causó 200 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos, puso en primer plano la antigua y dura disputa entre los guatemaltecos con motivo de la lucha fratricida.
El disenso surgió a partir de grupos que niegan el genocidio y el parecer de sobrevivientes y sectores que consideran las pasadas acciones militares con la estrategia de eliminar a indígenas por "simpatizar" o "pertenecer" a la entonces activa guerrilla.
Gustavo Porras, a cargo de la comisión de paz del gobierno que finalizó la negociación con la guerrilla en 1996, el ex canciller y ex vicepresidente Eduardo Stein y reconocidos ex militantes guerrilleros suscribieron un comunicado que avivó la polémica.
En la declaración "Traicionar la paz y dividir a Guatemala", firmada además por otros protagonistas de las negociaciones de paz, afirmaron que no hubo genocidio, pero reconocieron "las atrocidades ocurridas" y el derecho de las víctimas a los procesos en contra de los responsables.
La acusación de genocidio, "que significa la deliberada eliminación de poblaciones enteras por razones étnicas, implica ?de consumarse- el peligro inminente de que la violencia política reaparezca", advirtieron los ex protagonistas de la conversaciones que lograron la pacificación.
En respuesta, la Premio Nobel de la Paz 1992, la dirigente indígena Rigoberta Menchú, sostuvo que "la verdad no traiciona ni divide" y defendió el derecho de las víctimas de las atrocidades de militares a buscar justicia.
"¿De qué paz puede hablarse cuando la verdad aún no ha brillado en su plenitud, o cuando aún la sociedad no se atreve a discutir o develar situaciones tan graves como la del genocidio", indicó Menchú, quien perdió familiares en la guerra a manos del Ejército.
Familiares de militares, grupos afines y la asociación de veteranos de las Fuerzas Armadas emprendieron campañas en defensa del Ejército, de los generales retirados Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez, y para negar la existencia del delito de genocidio.
Ríos Montt y Rodríguez Sánchez son acusados de la autoría intelectual de matanzas de mil 771 personas de la etnia Ixil, del occidental departamento de Quiché, en operativos del Ejército contra la guerrilla de 1982 a 1983, en el marco del conflicto armado interno.
La Procuraduría de los Derechos Humanos exhortó a los guatemaltecos a "la paz y a evitar la confrontación social", y lamentó los "pronunciamientos que atraen a la polarización" y "podrían incitar a la violencia".
La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), misión de las Naciones Unidas que colabora en el combate al crimen organizado, pidió mesura a los sectores en pugna.
Expresó su inquietud en especial por el comunicado suscrito por Porras, Stein, Adrián Zapata y Raquel Zelaya, entre otros, "figuras que en otro momento enarbolaron la bandera de los derechos humanos y gozaron de la confianza de la comunidad internacional".
Las dependencias de Naciones Unidas coincidieron en saludar el histórico juicio por genocidio, llamaron a los guatemaltecos a evitar la confrontación e instaron a las autoridades a "la protección de víctimas, testigos, defensores de los derechos humanos y funcionarios del sistema judicial".
En medio de la creciente controversia, la jueza Carol Patricia Flores emitió un dictamen el jueves que ordenaba anular y dejar sin efecto lo actuado en el juicio por genocidio que comenzó el pasado 19 de marzo.
La magistrada Jazmín Barrios, titular del Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, a cargo del juicio contra Ríos Montt, al presidir la audiencia del viernes, anunció que desconocía el fallo de Flores.
Sin embargo, notificó a las partes la suspensión del juicio de manera provisional en espera de que se pronuncie la Corte de Constitucionalidad (CC), el máximo tribunal en materia constitucional, que decidirá la continuidad o no del juicio.
El primero juicio por genocidio y deberes contra la humanidad que se sigue al ex dictador Ríos Montt y al ex oficial de inteligencia, el también general retirado José Mauricio Rodríguez Sánchez, abrió el pasado 19 de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada