Lanzamiento de la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos

La Fundación Luisa Hairabedian presenta la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos que tiene como objetivo informar sobre congresos, actualidad, seminarios, publicaciones, conferencias, bibliografía y postgrados relacionados a Ciencias Sociales, Estudios sobre Genocidio, Diáspora Armenia y temáticas afines

miércoles, 18 de febrero de 2015

Cien años del genocidio armenio

El año 2015 servirá para rememorar todo tipo de aniversarios históricos relacionados con eventos ocurridos durante la I y II guerras mundiales. Uno de ellos es al que en su reciente visita a Colombia el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hizo una muy tenue referencia: el genocidio del pueblo armenio llevado a cabo por el Imperio Otomano.



Por décadas la negación ha sido la política oficial de Turquía frente a un incontrovertible hecho de la historia que resultó en la muerte de cerca de un millón y medio de armenios, unos en ejecuciones públicas, otros forzados a marchar por desiertos y montañas a una muerte segura. En la república turca, referirse al hecho como “genocidio” era una ofensa penal.

En abril de 1915, cuando los otomanos se habían unido a las potencias centrales en la guerra, comenzó el genocidio, prolíficamente documentado por despachos diplomáticos y prensa. Los armenios fueron acusados por el régimen turco de la época de apoyar a los “enemigos cristianos” del imperio. El New York Times describió lo que ocurría como “una campaña sistemática de exterminio, autorizada y organizada por el gobierno”. Miles de armenios se convirtieron al Islam para salvar sus vidas.

Los armenios, quizás el primer pueblo del mundo en adoptar el cristianismo, hacia el año 301, por siglos residentes en Asia menor, especialmente en la planicie de Anatolia, se convirtieron en víctimas de una política de limpieza étnica conducente a su eliminación de territorio turco. Los tribunales de Malta y de Constantinopla establecidos por los británicos y por los mismos otomanos tras la guerra, buscaron castigar a los culpables del genocidio, sin mucho éxito pues aun no existían reglas reconocidas sobre justicia en tiempos de guerra. Los segundos fueron disueltos por el padre de la república turca, Mustafa Kemal. Tras su independencia, en 1924, la república turca estableció una política de desculturación contra la minoría kurda al oriente del país a la cual se le prohibió por más de medio siglo el uso de su lengua, su vestimenta y sus costumbres.

A Hitler, planeando el Holocausto judío, se le atribuye la frase: “¿Quien se acuerda de los armenios?”. Si por mucho tiempo pocos se acordaron, hoy la humanidad recuerda cada vez más a los armenios y su genocidio y exige reconocimiento, justicia y reparación. A Turquía, que por su membresía en la OTAN pudo en los años de la Guerra Fría negarse a hablar del tema, pareciera que le llegó el momento. Un comunicado expresando “condolencias a los nietos de los armenios asesinados en 1915” difundido por Erdogan cuando era primer ministro es el comienzo.

Fuente: http://www.elespectador.com/opinion/cien-anos-del-genocidio-armenio-columna-544734

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada