Lanzamiento de la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos

La Fundación Luisa Hairabedian presenta la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos que tiene como objetivo informar sobre congresos, actualidad, seminarios, publicaciones, conferencias, bibliografía y postgrados relacionados a Ciencias Sociales, Estudios sobre Genocidio, Diáspora Armenia y temáticas afines

lunes, 27 de abril de 2015

Las expectativas después del centenario del Genocidio Armenio

Federico Gaitán Hairabedian propicia que Armenia sea un “centro global de lucha y prevención contra genocidios”. Resaltó la presencia de Francia y de Rusia en la evocación del viernes por los 100 años de la matanza perpetrada por el Imperio Otomano.



 Un cielo diáfano y un sol a pleno que permitieron por primera vez esta semana contemplar hasta la cima al bíblico monte Ararat, con su silueta y la de picos vecinos completamente nevadas. Ese fue el marco en Ereván el día después de los emotivos y multitudinarios actos de conmemoración del centenario del Genocidio Armenio.

Muchos residentes locales y también armenios de la diáspora llegados para esta ocasión irrepetible aprovecharon el buen tiempo para dejar su flor en memoria de sus ancestros en Tsisernagapert, junto a la llama eterna encendida en memoria de un millón y medio de víctimas del Imperio Otomano.

Otros optaron por recorrer la pintoresca capital que recuperaba su ritmo de sábado en los mercados de Vernissage y de Tashir. También hubo quienes se aventuraron hacia el interior de este pequeño país, esquilmado por una Turquía que le birló 12 provincias y hoy mantiene bloqueada su frontera.

Un precedente argentino

Con las emociones aún a flor de piel, algunos armenios comenzaron a plantearse cómo mantener activas las palabras “recuerdo y exijo”, enarboladas para este aniversario. Cómo capitalizar este momento. Cómo seguir las reivindicaciones tras tamaña repercusión global por el 24 de abril de 2015.

“La tarea ahora es posicionar a Armenia como un centro global de lucha y prevención contra crímenes de lesa humanidad y genocidios, y tender una mano hacia los países vecinos, especialmente Turquía, para poder establecer tanto en Armenia como en Turquía una misma base de respeto al desarrollo de los derechos humanos, como condición para seguir avanzando hacia buenas relaciones”.

Las palabras pertenecen a Federico Gaitán Hairabedian, joven abogado que, junto con su abuelo y su madre, tuvo un papel clave en la recopilación de pruebas y testimonios aportados a la causa que culminó con una sentencia en Argentina contra el Genocidio Armenio. El fallo ha sido considerado como precedente en el mundo.

Tras dejar el viernes una rosa roja por los suyos, Federico dialogó con La Voz del Interior y dio su visión sobre si algún día potencias como Estados Unidos o Gran Bretaña, aliados estratégicos de Ankara, llamarán por su nombre a lo ocurrido entre 1915 y 1923.

“Depende de la correlación de fuerzas a nivel de política internacional y fue importante aquí la presencia de presidentes de dos países como Rusia y Francia, que tienen veto en el Consejo de Seguridad de la ONU y son naciones que representan una población de la diáspora muy grande. Ojalá que en el futuro puedan estar (Barack) Obama o quien sea presidente de Estados Unidos o gobernante británico, pero creo que fue un buen comienzo”, consideró.

Sobre su trabajo, ponderado no sólo en Argentina por su valor probatorio y documental, explicó: “Las pruebas que conseguimos las recopilamos para el Juicio por la Verdad del Genocidio Armenio que inició mi abuelo, Gregorio Hairabedian, en 2001, y que siguió mi mamá, Luisa Hairabedian, quien falleció. Yo lo continué con la Fundación Luisa Hairabedian en los últimos años. Contamos con esa documentación que es evidencia probatoria y puede servirnos para futuros juicios de otros familiares y víctimas del genocidio o hijos de sobrevivientes y para cualquier Estado si tiene intenciones de llevar el caso del Genocidio a alguna corte internacional. Tenemos pruebas y testimonios de los sobrevivientes. Entre ellos, el de Margarita Margosian, quien fue miembro de la comunidad armenia de Córdoba”.

Responsabilidad heredada

Gaitán Hairabedian, quien hoy preside la fundación que lleva el nombre de su madre, destacó el significado de aquella sentencia del juez Norberto Oyarbide (entre los invitado el viernes en Tsisernagapert) para que se siente jurisprudencia global contra este crimen. “En el marco del Juicio por la Verdad, que fue el primer juicio en el mundo iniciado por hijos de una víctima del Genocidio Armenio, se declaró que Turquía planificó y ejecutó el crimen de genocidio contra el pueblo armenio entre 1915 y 1923. Usamos evidencias para probar este hecho y las evidencias son documentos internacionales que buscamos a lo largo de 10 años por todo el mundo y hoy están en Argentina”, dice Federico con satisfacción y orgullo. “Estamos trabajando ahora en la digitalización de esta documentación”, acotó.

Argentina, a la hora de reconocer y condenar el Genocidio Armenio, no pasó inadvertida en los actos del centenario. Una voz en off recordó el fallo de Oyarbide y la postura de últimos gobiernos argentinos cuando el canciller Héctor Timerman llegaba, en nombre de la presidenta Cristina Fernández, a la ceremonia del día 24. También se aludió a un argentino cuando se agradeció la valiente posición del papa Francisco.

Acaso haya también argentinos a la hora de fijar los próximos pasos legales y estratégicos para una demanda de justicia que ya cumplió un siglo pero que quedó demostrado esta semana que sigue latiendo.

 Fuente: http://www.lavoz.com.ar/mundo/las-expectativas-despues-del-centenario-del-genocidio-armenio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada